AMLO y Sedena desmienten reportaje de El Universal

65 views

Durante la conferencia mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador y miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desmintieron con datos duros un reportaje de el diario El Universal.

En este reportaje el diario asegura que el Ejército Mexicano estaba reteniendo un 33 por ciento del sueldo de los trabajadores del Aeropuerto Internacional “Felipe Ángeles”.

Por parte de la Sedena,el General Gustavo Ricardo Vallejo Suárez fue el encargado de dar los datos del costo de mano de obra, la forma de pago a los trabajadores, y la cantidad que se le proporciona a cada uno, tanto físicamente como las retenciones de ley que se tienen que dar aviso al IMSS y a la SHCP.

“El costo promedio de mano de obra en un proyecto de construcción fluctúa del presupuesto total de un 25 a un 35 por ciento, dependiendo del tipo de especialización de la obra, normalmente andará arriba del 30 por ciento”.

“En el caso particular de la AIFA, actualmente se han pagado, como lo mencioné en la lámina anterior, 11 mil 45 millones de pesos, eso corresponde a sólo el 26.94 por ciento del total de gasto en otros rubros, es decir, estamos en el límite bajo por concepto de pago de mano de obra. Esta distribución de porcentaje no sería posible si existiesen desvíos sistemáticos de recursos por concepto de pago de salarios; además, el avance financiero que llevamos por debajo del avance físico real apuntala la evidencia de que se está pagando correctamente lo que corresponde”.

El General Vallejo explicó cómo se integra el salario de los trabajadores, los tiempos de contratación y días de pago. 

“Sedena, vamos a hablarlo, la Sedena realiza la contratación trimestral de cada trabajador de la obra mediante un contrato individual por obra determinada como lo marca la ley, es decir, el trabajador viene y trabaja en el tiempo que dura su especialidad. Cuando se termine de habilitar acero, los fierreros ya no tienen espacio; cuando se termina de colar estructura, los carpinteros de obra negra que cimbraron ya no tienen espacio y llegan otro tipo de trabajadores de la construcción”.

“El pago de la mano de obra se efectúa semanalmente los días sábados, como en cualquier obra. Los salarios se encuentran dentro de la media nacional de la industria de la construcción, no más no menos, porque no podemos ni pagar más ni menos al trabajador, sino lo correcto”.

“Vamos a poner unos ejemplos. Un ayudante en el Valle de México gana semanalmente mil 800 pesos, eso es por lo que él se contrata y quieren que le paguen; un albañil se contrata por tres mil pesos a la semana, eso es lo que él espera que se le paga el día sábado; un carpintero de obra negra cobra tres mil 500 el día sábado, porque eso es por lo que se contrató y espera que se le pague. Claro, estos salarios pueden variar por horas extras y días laborables, días que se presenta a trabajar o que trabaje en días festivos”.

A continuación dio detalles de la manera en que se realiza el desglose de descuentos que se hace a cada trabajador, que es donde ha surgido la confusión respecto a los supuestos “moches” que la Sedena retenía.

“Bueno, 67 por ciento del salario es lo que se le paga al trabajador, al trabajador se le paga completo, pero, sin embargo, su salario integrado es mucho mayor, ¿por qué?, porque la Secretaría de la Defensa Nacional como patrón tiene la obligación, conforme el artículo 15 de la Ley del Seguro Social, de determinar las cuotas obrero-patronales y enterarlas, el importe total, al Seguro Social. Esto más o menos es el 16 por ciento”.

“Por otra parte, también, conforme al artículo 96 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta, la Sedena también debe retener y enterar a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el Impuesto Sobre la Renta mensual de los trabajadores. Si sumamos ambos conceptos, a lo que gana el trabajador la secretaría debe de aportar un 33 por ciento más, que es lo que deposita, se entera al Seguro Social y a la Secretaría de Hacienda”.

“De esta manera, al trabajador se le paga en efectivo con lo que a él se contrató, pero a él en nómina se le paga más porque se entera a la federación”. 

“De esta manera, bajo este esquema de trabajo, este es utilizado por todas las instituciones del gobierno que realizan obras por administración directa, como nosotros, es decir, que nosotros somos responsables de construir y contratar a la gente, para asegurar el cumplimiento de la normatividad en materia labora”.

“A continuación hizo uso de la palabra el presidente López Obrador, donde dio lectura al encabezado de El Universal, en el que se puede leer que “a algunos trabajadores les estaban reteniendo un 33 por ciento de su sueldo para moches”.

“Esto es el 30 por ciento de los moches que mencionó El Universal, que los hacen firmar a los trabajadores, que los hacen firmar 30 por ciento más de lo que reciben, es exactamente lo que el general está explicando, la retención por Impuesto Sobre la Renta y la retención por el Seguro Social”.

“¿No está lo de El Universal? Para que vean la mala fe, porque cree el león que todos son de su condición”.

‘Obreros denuncian que les quitan hasta 30 por ciento de su salario y les hacen firmar como si lo hubieran recibido completo’. Tienen que firmar porque es lo que se retiene para el Seguro y para el Impuesto Sobre la Renta” aclaró el presidente de la República.

Posteriormente, el General Vallejo volvió a hacer uso de la palabra, complementando la información.

“Hablemos de los comprobantes de nómina. Efectivamente, los archivos que se generan en la obra derivado del pago de nómina tienen una validez legal y en ellos cada trabajador puede verificar el pago efectuado, mismos que deben ser declarados obligatoriamente ante el SAT, como lo mencionamos anteriormente, para que sean certificados, es un proceso que se llama ‘timbrado de nómina’.

“Los archivos de nómina se timbran ante el SAT para ser ya notificados legalmente ante esta dependencia y derivado de ello se genera el comprobante fiscal digital, que es el que firma el trabajador, ahí es donde el trabajador que gana tres mil pesos, en el caso de que no tuviera ninguna hora extra y demás, se incrementa cuatro mil 400, por lo que la secretaría debe de pagar por otros conceptos que son para beneficio del propio trabajador y del Estado mexicano”.

“De esta manera, no es congruente decir que el trabajador firme sin ver y que aparte se le incrementa la nómina 30 por ciento, es una dicotomía. Si no sabe lo que cobra pues ¿cómo va a decir que le subí 30 por ciento?”.

“Esto nosotros en la obra militar lo informamos constantemente a todos los trabajadores; sin embargo, hay quienes no asimilan o lo comprenden bien, o bien, hay quienes expresan quejas que son tergiversadas con fines tendenciosos”.

“Aquí está el portal del SAT donde cada trabajador con su RFC puede consultar cuánto la secretaría le pagó, lo registró ante el SAT y cuánto está pagando de Impuesto Sobre la Renta por él”. 

“No se expiden recibos de nómina porque cada trabajador de la obra puede y debe consultar -al igual que nosotros los militares, que tampoco recibimos un recibo físico- sus comprobantes de pago. Y les proporcionamos el siguiente enlace para que lo verifiquen, cada quien puede entrar, ustedes inclusive también, todos los que somos asalariados podemos entrar a esta página: www.sat.gob.mx/declaración/98720/visordecompronbantesdenominasparalostrabajadores”.

“Ingresan su RFC y ahí les dicen cuánto cobraron, que debe de corresponder con lo que se les pagó, ahí aparece también cuánto se enteró a Hacienda por concepto de Impuesto Sobre la Renta por producto del trabajo”.

“Efectivamente, afuera de la obra sí hay gente que trata de hacer negocio con los trabajadores, pero ahí tenemos gente, personal nuestro que le hace saber a la gente que la secretaría no tiene intermediarios y quien se quiera contratar vaya a nuestros módulos establecidos y evite intermediarios”.

“Hablemos un poco de la estadística de eventos relacionados con la mano de obra. La primera de riesgo que establece el Seguro Social anualmente para la industria de la construcción es la más alta de las industrias, es de 7.58875, casi 7.6 por ciento, clase 5 es la tarifa más alta por concepto de riesgo de trabajo, es decir, para cada trabajador en caso de un accidente”.

“La prima de riesgo que el Seguro Social ha establecido para las obras de construcción de la Sedena tiene un factor menor, ¿por qué?, porque el índice de siniestralidad de las obras militares está muy por debajo del de la media nacional, debido a todas las instalaciones y la infraestructura de seguridad e higiene que tenemos en nuestras obras”.

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales YouTube: 4T-aldíaMX Facebook: Noti-Aldiamx Twitter: 4T-AlDiaMX

“De esta manera pueden ver cómo de la tasa con que se aplica a toda la industria de la construcción la Sedena cada año tiene un ajuste que nos mantiene siempre a la baja de esa tasa, lo anterior evidencia el bajo nivel de incidencias que Sedena tiene en la construcción de sus obras, aspecto que es reconocido por el propio director del Instituto Mexicano del Seguro Social”.

“Ahora, efectivamente, lamentablemente hemos tenido cinco decesos, pero, de los 116 mil 15 trabajadores, el 99.9957 por ciento ha estado sin incidencia, hemos tenido que lamentar el 0.0043 por ciento de cinco decesos”. 

“Normalmente son accidentes de trabajo: quitarse el cable de seguridad cuando se está en las alturas, acercarse a una maquinaria pesada sin avisar y por la parte de atrás, tocar un cable de energía eléctrica y cosas de ese tipo, que lamentablemente son accidentes de trabajo, pero que la Secretaría de la Defensa Nacional, al haber pagado las cuotas correctas del Seguro Social, la familia tendrá el importe correspondiente de pensión para ese trabajador aparte de una ayuda de la secretaría”.

“Es necesario recalcarles que por concepto de decesos e incapacidades no existe una relación con el ritmo de los trabajos de obra. Los trabajadores vienen a trabajar su turno, nosotros tenemos tres turnos de trabajo, los que estamos sujetos a la presión somos los ingenieros militares, no los trabajadores civiles”.

“Y, bueno, hablando de incapacidades, igual, nuestro promedio semanal de trabajadores en la obra es de casi 32 mil trabajadores y normalmente tenemos 119 incapacidades que van desde enfermedades menores hasta pequeños accidentes del trabajo”.

Vallejo detalló que del total de los trabajadores contratados, solo 52 han presentado alguna denuncia relacionada con asuntos laborales.

“Hablemos de quejas y denuncias. De los 116 mil 15 empleos generados, sólo tenemos 52 quejas o denuncias relacionadas con asuntos laborales ante diferentes instancias. Se ha presentado ante la Oficina de Atención Ciudadana de la Presidencia de la República, otra ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, 16 ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, y 34 solicitudes de información en el Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública”.

“De estas 52 quejas, corresponden a malestar por despido injustificado 28, porque, como les dije, se trabaja por obra determinada, no se puede contratar por tiempo indeterminado; por cálculo erróneo del finiquito que hacemos al trabajador que culmina su trabajo en la obra, por pagos de finiquitos que requieren ajuste y se les comprueba y se dirime, se dirime en donde debe dirimirse ante la autoridad competente”.

“Es necesario mencionarles que no tenemos una sola queja por reporte de quitarle dinero a los trabajadores, y también es mencionar, comentarles que de estas 52 quejas significa que tenemos una queja por cada dos mil 231 trabajadores, significa que dos mil 230 están conformes con lo que ganan y con el trato que reciben en el trabajo”.

“Sedena es una dependencia que tiene una gran experiencia en el manejo de recursos humanos tanto militares como civiles. Además de la gran fuerza laboral que constituyen los efectivos del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, existe un gran número de civiles contratados bajo la misma normatividad laboral, como son en hospitales militares, en viveros forestales, en centros comerciales, en obras militares, en operación de conducción de vehículos de combustible, entre otros muchos”.

“Conforme a la normatividad en materia laboral y seguridad social, en la Secretaría de la Defensa Nacional y en particular en la construcción del Aeropuerto Internacional ‘Felipe Ángeles’, sabemos que el factor más importante de cualquier organización, porque así nos los enseñaron nuestros superiores en nuestras escuelas, es el capital humano, al cual le debemos de prestar la mayor de las atenciones”.

“Somos los primeros en velar por el pago justo y a tiempo de los salarios de los trabajadores, porque estamos conscientes de que es el principal sustento de sus familias. Reconocemos el esfuerzo con que los trabajadores vienen en la mañana, trabajan horas extras y regresan para llevar el sagrado sustento a sus familias; lo menos que sería, sería tocar el dinero de los trabajadores”.

“Esta secretaría ha cumplido y continuará cumpliendo plenamente con lo que estípula la normatividad en materia de trabajo”. 

“Ahora, es importante recalcarlo, una denuncia de cobro de dádivas y/o comisiones es una acusación muy grave, que constituye un posible acto de malversación, extorsión, uso ilícito de atribuciones y facultades, y en el caso de nosotros, los militares, conforme a la Ley de Disciplina, es un delito contra el honor militar que debe de canalizarse por los cauces oficiales y no a través de denuncias anónimas por medio de redes sociales, periódicos y otros medios de comunicación”.

“En caso de que un trabajador, o extrabajador inclusive, considere que son vulnerados sus derechos laborales, tiene expeditas todas las instancias legales para presentar las pruebas, las pruebas y la evidencia documental que permita interponer la denuncia ante las autoridades competentes para que los órganos jurisdiccionales de la Secretaría de la Defensa Nacional actúen contra quien resulte infractor”.

“El cuerpo de ingenieros del Ejército ratifica el compromiso institucional ante el señor presidente de la República, ante el alto mando del Ejército y Fuerza Aérea Mexicana, y ante el pueblo de México, de actuar de manera transparente, alejado de cualquier acto de corrupción, en la construcción de esta infraestructura estratégica en beneficio del pueblo de México”.

“Es necesario también recalcarles, hablando del aeropuerto, que por lo que se refiere a los trabajos de construcción del AIFA, esta instalación será construida y terminada en tiempo y forma, y dentro del presupuesto autorizado, empleando los mejores materiales, de primera calidad, con un equipamiento completo en ayudas a la navegación, sistemas y equipos de torre de control y tecnologías de información para una eficiente y segura operación aérea, y una mejor experiencia para el pasajero, habiéndose adquirido equipos como los que están dotados los mejores aeropuertos del mundo”.

“La construcción ha sido acompañada por la autoridad civil en materia de aviación, mediante un proceso de pre certificación de cada componente que se edifica y actualmente se está certificando y documentando todas las instalaciones aeroportuarias para asentarse en la Publicación de Información Aeronáutica, en el PIA, que es un documento a nivel mundial para que las aerolíneas tengan conocimiento de la infraestructura aeroportuaria del AIFA para realizar operaciones en el mismo”. 

“La entrada en operación del Aeropuerto Internacional ‘Felipe Ángeles’ es una realidad palpable, y sus instalaciones serán entregadas oportunamente a la empresa AIFA S.A. de C.V. para su operación comercial” finalizó el General Vallejo.

Comparte esta nota en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0

Deja un comentario