Distrito X, cuna de una diputación espuria.

Aún no queda del todo claro qué fue lo que ocurrió en la elección pasada en la CDMX, pero por medio de Redes Sociales se han podido leer diversas denuncias que apuntan a que los “triunfos” del PAN en esta ciudad son obra de un elaborado fraude electoral.

El caso más sonado es el de la ex “primera dama”, Margariza Zavala, quien presume haber ganado con una gran cantidad de votos una diputación, cuando en sus reuniones proselitistas su concurrencia no era mayor a las 20 personas. Además, es de todos sabido que es una mujer desangelada y con poca personalidad.

No hace falta ser muy observador o un matemático para darnos cuenta de que lo que ocurrió en la alcaldía Miguel Hidalgo 

Margarita Zavala logró obtener  109 000+/- votos en el Distrito Electoral X.

Si tomamos en cuenta que las casillas sólo permanecen abiertas 9 horas, tuvo que haber una concurrencia de votantes de 12 mil por hora en el distrito.

Eso no ocurrió ni en los mejores momentos de la democracia ni cuando hubo  mayor participación ciudadana en nuestro país, que fue en 2018. 

“Alguien” quiso asegurarse de que el “triunfo” de Zavala se diera por un margen tan amplio que no hubiera lugar a una impugnación o solicitud de reconteo de votos por parte de los otros partidos políticos.

Pero su imperiosa necesidad de obtener la legitimación que no obtuvo Felipe Calderón en 2006 los llevó a exagerar de modo muy notorio en el número de votantes.

Lamentablemente no hay una manera cien por ciento certera de probar el hecho de que en ese distrito en particular se cometieron diversas irregularidades.

Es innegable que los Calderón Zavala son un matrimonio que cuenta con muy escasa credibilidad en el medio de la política, ya que desde que buscaban el registro para su partido “México Libre” realizaron diversos actos fraudulentos que fueron desde falsificación de firmas hasta mentir en cuanto al quórum obtenido en las asambleas del partido.  

Difícilmente Margarita Zavala podrá dejar de ser señalada como una diputada espuria, ya que su nombramiento no es legítimo ni respaldado por la ciudadanía.

Para hacernos creer que esto es verídico, gritan a los cuatro vientos que Morena perdió respaldo ciudadano en la CDMX, cuando sabemos que siempre ha sido cuna del cambio a nivel nacional y su gente se encuentra entre la más politizada a nivel nacional. 

Ahora queda en manos de los dirigentes de Morena tomar la decisión y dar a conocer el paso a seguir en este asunto. 

Comparte esta nota en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0

Deja un comentario